LAS COSAS NUEVAS QUE SABEMOS DE LOS RAYOS DEL SOL: FOTOPROTECCIÓN MÁS ALLÁ DE LA RADIACIÓN ULTRAVIOL

El sol libera varias formas de radiación que tocan el planeta y la piel de los seres humanos.

Cuando hablamos de fotoprotección, mencionamos estrategias para evitar que ciertos rayos del sol afecten nuestra piel. Y en este tema de prevención, por muchos años se ha identificado que la radiación ultravioleta de tipo B y A pueden no solo causar quemaduras, si no además cambios prematuros de envejecimiento y además favorecer a la aparición de cáncer de piel.

¿Pero es la radiación ultravioleta la única que puede afectar la piel y nuestra salud? Nuevos estudios han llevado a ampliar el conocimiento sobre este tema, permitiendo hoy conocer otros tipos de radiación como la luz visible y la radiación infrarroja, que también se relacionan con cambios a nivel cutáneo.

Resaltamos algunos de los puntos más relevantes y recientes sobre este tema:

  1. El sol emite un espectro de luz que se conoce como luz visible, de estos rayos, la luz azul está relacionada con la aparición de manchas en la piel.

  2. La radiación infrarroja que también genera el sol, está relacionadas con el envejecimiento de la piel, en especial con la formación de arrugas.

  1. Tanto la radiación infrarroja, como la radiación ultravioleta pueden llevar a envejecimiento prematuro a través de mecanismos diferentes, sin embargo la radiación infrarroja no está relacionada con el desarrollo de cáncer de piel, como sí lo está la radiación ultravioleta.

Teniendo en cuenta estos nuevos aspectos, queda la pregunta de ¿qué tan protegidos estamos al usar protectores solares tradicionales? Se ha demostrado que aquellos protectores solares que tienen adicionado en sus fórmulas antioxidantes, pueden reducir parte del daño que genera la radiación infrarroja y que protectores solares que contienen productos cosméticos opacos como el óxido de zinc pueden reducir la exposición de la piel a la luz azul.

Es entonces importante saber que cuando nos exponemos a la luz del sol, son varios los tipos de rayos que interactúan con nuestra piel, y que cada uno puede a través de mecanismos diferentes causar daño si no nos protegemos de forma adecuada. Ayudarnos también de medidas físicas como ropa con protección, sombreros, sombrillas y buscar la sombra, son estrategias efectivas que ayudan adicionalmente a reducir la exposición.

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon