• Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2019

CONOCE MÁS

NEVUS O LUNARES DISPLÁSICOS

 

 

1. ¿Qué son los nevus o lunares displásicos?

Los nevus displásicos son lunares atípicos que presentan cambios que los llevan a salirse de la normalidad.  Algunos de estos cambios son leves o moderados, lo que no representa un mayor riesgo porque siguen comportandose como lesiones benignas, no así cuando sus cambios son severos, lo que aumenta la probabilidad de que estos nevus displásicos se transformen en melanomas.

 

2. ¿Por qué se presentan?

En los nevus displásicos, la herencia juega un papel muy importante, cuanto mayor sea el número de lunares que tenga una persona, mayor es el riesgo de desarrollar un melanoma, lo cual se incrementa de forma significativa si además de poseer muchos lunares, se tiene el antecedente familiar de 2 o más parientes en primera línea con melanoma, tanto que estas personas deben tener una vigilancia estrecha con su dermatógo(a).  No obstante, otro de los  principales factores de riesgo para la aparición de un melanoma es la exposición solar,  más cuando se recibe de forma intensa e intermitente.

 

 

3. ¿Cómo sospechar los nevos displásicos?

Una forma fácil de evaluar los lunares es tener en cuenta el  ABCDE del melanoma.  Este esquema permite que cualquier persona pueda evaluar de forma sencilla sus lunares.  Si alguno de los lunares cumple con criterios de alteración, se debe consultar de forma prioritaria a su dermatólogo.  Hay que recordar y hacer énfasis, que si el melamoma se detecta y se trata de forma oportuna, es curable.

 

La A significa asimetría, y se evalúa imaginando una linea que cruza la mitad del lunar, si una mitad no es similar a la otra, el lunar se considera asimétrico, y es un indicador para consultar.

 

La B significa bordes.  Los lunares generalmente son redondos, de bordes nítidos, bien definidos.  Si los lunares se ven con bordes irregulares, o estrellados, se debe consultar.

 

La C corresponde a color.  Los lunares suelen ser cafés (claros u oscuros), pero si el lunar presenta otras tonalidades, en especial tres o más, como rojos, rosados, negros, azules o zonas con pérdida de pigmento, se debe consultar.

 

La D corresponde a diámetro.  Los lunares suelen medir 6 milímetros o menos, o lo que corresponde a la cabeza de un borrador de lápiz.  Si los lunares empiezan a aumentar de tamaño, igualmente se debe consultar.

 

La E significa evolución.  Aquellos lunares que presenten cualquier cambio en su apariencia o que empiecen a doler, picar, arder, que sangren, descamen o formen costra, deben ser revisados.

 

De estos criterios, los más importantes son el color y la evolución.

Las personas con síndrome de lunar atípico clásico corren un riesgo excepcionalmente alto de desarrollar melanoma. Presentan las siguientes características:

  • 100 o más lunares

  • Uno o más lunares de 8 mm. o más de diámetro

  • Uno o más lunares atípicos

 

Aquellos que padecen el síndrome de melanoma y lunares múltiples atípicos familiares (FAMMM) corren todavía más riesgo. Presentan el síndrome del lunar atípico y tienen, además, uno o más parientes de primer o segundo grado con melanoma. Los lunares atípicos pueden darse a cualquier edad en personas con FAMMM.

Figura 1. Paciente con 2 lunares displásicos en la espalda.

Figura 2. Paciente con syndrome de nevo displásico.

Figura 3.  Estudio de fotografía corporal total y dermatoscopia.

4. ¿Qué hacer ante una sospecha?

Si piensas que tienes un nevus displásico, lo más importante es consultar a tiempo.  En la consulta su dermatólogo evaluará la lesión o lunar de forma clínica y posiblemente también con la dermatoscopia.  La dermatoscopia es una herramienta diagnóstica que utiliza el dermatólogo.  A través de un instrumento, llamado dermatoscopio, puede obtener mayor información sobre la lesión que está estudiando.  Este estudio es rápido y no es doloroso.  Adicionalmente puede utilizar otros equipos que permiten aumentar la presición diagnóstica como es la microscopia confocal u otros programas especializados de imágenes para lesiones pigmentarias como la fotografía corporal total. El diagnóstico se puede confirmar clínicamente, no siempre se requiere la realización de una biopsia de piel con el fin de confirmar el diagnóstico. 

5. ¿Qué opciones de tratamiento existen?

Dependiendo de la evaluación que haga su dermatólogo, se considerará el seguimiento regular de estos lunares de forma clínica, con la ayuda de la dermatoscopia o el registro fotografico digital o por el contrario, se puede decidir el manejo con la extirpación quirúrgica.  No todos los lunares displásicos deben ser operados,  pero recuerde que todo lunar que le sea resecado, debe ser estudiado por patología. 

 

6. ¿Qué más debo saber sobre los nevus displásicos?

  • Conociendo como pueden lucir los nevos displásicos, las personas pueden detectarlas a tiempo si se realizan de forma regular un auto-exámen de su piel.

  • Si tiene estos lunares, visite regularmente a su dermatólogo.

  • Todo lunar nuevo que aparezca después de los 40 años debe ser revisado por el dermatólogo.

  • La Fotografía Corporal Total o mapeo de lunares, puede permitirle que usted y su médico tenga un registro más objetivo y ordenado de sus lunares.

  • Reduzca su exposición al sol.