• Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2019

ROPA CON PROTECCIÓN SOLAR

LA ROPA COMO MEDIDA PARA PROTEGERNOS DEL SOL

 

 

¿Cómo nos protege la ropa del sol?

La ropa es la primera línea de defensa de la piel contra los rayos del sol, ya que bloquea y absorbe parte de este tipo de radiación.  Entre más se cubra con la ropa, mayor será la protección. Sin embargo, no todos los tipos de telas protegen de la misma manera. A continuación ,compartimos información sobre qué clase de tejido es ideal cuando pensamos en proteger la piel.

 

¿Qué es FPU o UPF? 

La sigla FPU significa Factor de Protección Ultravioleta (Ultraviolet Protection Factor) e indica la fracción de radiación ultravioleta que penetra un tipo determinado de tela. Entre mayor sea el FPU, mayor será la protección. Este indicador generalmente se encuentra registrado en las etiquetas de alguna ropa.

 

La clasificación por grados de las telas, de acuerdo a qué tanta penetración de rayos ultravioleta permite, está basada en criterios estandarizados. Por ejemplo, una tela clasificada con un FPU 50 indicaría que solamente 1/50 parte de la radiación ultravioleta que toca la tela pasa a través de ella. Por lo tanto, la tela con tejidos más cerrados y fibras más gruesas tendrán un FPU más alto.

Para realizar esta clasificación se deben tener en cuenta los siguientes factores:

  1. Lo cerrado de los tejidos: básicamente mientras más cerrados los tejidos, mayor el FPU.

       Cuando una tela se estira lo cerrado del tejido disminuye, resultando en un aumento de la transmisión de la luz ultravioleta.

 

   2. Telas más gruesas tienen un mayor FPU que las telas delgadas.

   3. Cuando la tela se moja, el FPU puede disminuir de forma importante. El algodón mojado puede perder hasta un 50% de su           FPU. Esto se debe a que el agua reduce la dispersión de los rayos ultravioleta, por lo que aumenta la absorción de estos                 rayos en la piel.

   4. Los colores oscuros protegen más que el blanco. En un estudio de telas idénticas, que eran blancas o teñidas, se encontró

       que las telas de algodón blanco tenían un FPU de 12, mientras que una tela negra de características similares, tenía un FPU           de 32. Al probar el poliéster, los estudios arrojaron que una tela de poliéster blanco tenía un FPU de 16 y una de poliéster               negra tenía 34. La creencia popular de que el blanco es más protector del sol que los colores oscuros, es errónea.

 

   5. En la medida en que las telas se lavan van perdiendo su capacidad de protección, ya que los tejidos se desgastan.

       Las telas que se consideran adecuadas para proteger la piel del sol, deben tener un FPU de 30 o más.

 

¿Es lo mismo el FPU y FPS?

No, el FPU es una clasificación que se usa en la ropa para indicar la capacidad de protección frente al sol. Mide la cantidad de radiación de tipo UVA y UVB que penetra en la tela y que alcanza la piel.

 

Mientras que FPS significa Factor de Protección Solar. Éste es un indicador que se utiliza en los protectores solares. En teoría, el número del FPS indica el tiempo que se puede estar expuesto al sol antes de que la piel se ponga roja. El FPS sólo mide la capacidad que tiene el protector solar de proteger contra los rayos de tipo UVB.

 

¿Qué me puede servir del closet?

A pesar que cada vez se encuentran disponibles mayores propuestas de ropa especial que cubre contra la radiación ultravioleta, algunas personas pueden tener dificultades en conseguirlas, por tal razón es importante que conozcas qué tienes en tu closet que pudiera servir.

 

1. Ropa con tejidos ajustados:

Telas como el denim (jean) o la lana son telas de huecos pequeños. Protegen contra la radiación ultravioleta de forma más efectiva que otras telas como el encaje. Sin embargo, se debe tener presente que las telas que se estrechan pueden exponer más la piel al sol con el tiempo.

2. Tipo de fibra:

Las fibras sintéticas o semisintéticas como el poliéster y el rayón ofrecen la mayor protección contra la radiación solar, mientras que telas como el algodón y el crepé, ofrecen la menor protección. Telas brillantes como el satín reflejan más la radiación de la piel, que telas mates como el lino.

3. Grosor y densidad de la tela:

Telas delgadas como la seda y el algodón permiten más el paso de la radiación, mientras que telas gruesas como el corderoy, impiden el paso.

4. Color:

Los colores oscuros y brillantes como el rojo y el negro absorben más la radiación ultravioleta que los colores blancos y pasteles.  Entre más intenso sea el tinte del color, mayor será la protección.

¿Cómo nos debemos vestir?

La protección solar con la ropa debe volverse una rutina diaria.  Dos principios que debemos tener en cuenta:

  • Entre más se cubra la piel, mejor. Una camisa larga y un pantalón protege más que una camiseta y una falda corta o shorts.

  • Accesorios como gafas, sombreros, bufandas, chaquetas, pueden aumentar el nivel de protección.

 

En especial, hay 2 situaciones en donde la ropa debe jugar un mayor papel:

 

En actividades relacionadas con el agua:

Se debe recordar que al mojarse la ropa, el FPU disminuye de forma drástica, por eso es importante en estas situaciones tener ropa con un FPS alto, ojalá 50+.  De igual forma, los vestidos de una sola pieza, que cubren el tronco, son más efectivos que los de 2 piezas.

 

En actividades relacionadas con grandes altitudes o con nieve:

Es importante recordar que en sitios con mayor altitud, el nivel de radiación ultravioleta es mayor, y más si hay nieve, ya que en estas condiciones se logra reflejar en la superficie hasta el 80 por ciento de la luz ultravioleta.  Por esta razón, a pesar de no sentir calor, las personas deben proteger su piel.

 

En conclusión la estrategia completa para protegernos de la radiación ultravioleta, incluye no sólo el uso de protector solar, sino también de ropa teniendo en cuenta también accesorios como sombreros de ala ancha y gafas con lentes anti UV. 

 

Es importante resaltar que en niños menores de 6 meses, donde no es aconsejable  poner aún protector solar, el uso de ropa adecuada y mantenerlos alejados del sol, son medidas efectivas para proteger su salud.