• Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2019

CONOCE MÁS

Lecciones sobre los rayos del sol y sus efectos en la piel

 

 

Por: María Soledad Aluma T.*

 

Es frecuente leer y escuchar sobre como la exposición solar excesiva nos puede causar daño.  Por eso en este artículo queremos educar sobre la radiación ultravioleta y los efectos en la piel, para que a partir del conocimiento, podamos empezar cambios y compromisos que nos lleven a tener un mejor estado de salud.

 

Estas son algunas lecciones prácticas:

 

1. La tierra está constantemente expuesta a la radiación solar, lo cual es esencial para la vida. Entre los efectos benéficos del sol en cantidad moderada, están: el mejoramiento de la calidad de vida al reducir el estrés, el incremento de la actividad mental, la activación de la síntesis de vitamina D, y el mejoramiento de algunas enfermedades dermatológicas como la psoriasis y la dermatitis atópica.

 

2. Sin embargo, el exceso de radiación solar en la piel puede producir importantes  efectos negativos como quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel y cáncer.

 

3. El sol libera diferentes formas de energía y luz que incluye la luz visible, la luz infrarroja y la luz ultravioleta.  La mayor radiación se alcanza en los meses de verano y en los países localizados cerca de la línea ecuatorial,  entre las 10:00 a.m. y las 4:00 pm., cuando los rayos caen a la superficie de la tierra de forma perpendicular.

 

4. En particular, la radiación ultravioleta es la que produce cambios en la piel.  Dependiendo del tipo de rayo (longitud de onda) y de los efectos biológicos que produzca, la radiación ultravioleta se divide en 3 tipos:

Radiación ultravioleta tipo A (UVA)
Radiación ultravioleta tipo B (UVB)

Radiación ultravioleta tipo C (UVC)

 

5. La radiación ultravioleta más peligrosa es la UVC, sin embargo es casi absorbida en su totalidad por la capa de ozono.  El ser humano no recibe este tipo de radiación.

 

6. La radiación UVB constituye  del 5 a 10% de la radiación ultravioleta (UV) que llega a la superficie terrestre. Es responsable de producir en la piel efectos como: quemaduras solares, manchas en la piel, inmunosupresión, aparición de cáncer de piel, pero a su vez, ayuda también a la síntesis de vitamina D3, necesaria para el fortalecimiento de los huesos.

 

7. La radiación UVB produce daño directo del DNA de la piel, lo que altera los mecanismos de reparación genética y produce mutaciones en las células.

 

8. La mayor intensidad de los rayos UVB se alcanza en los días soleados o de verano, entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m., pues parte de los rayos UVB pueden ser absorbidos por las nubes en los días nublados o lluviosos.

 

9. Por otra parte, la radiación UVA constituye el 95% de la radiación ultravioleta (UV) que llega a la superficie terrestre, ya que se absorbe de forma mínima en la capa de ozono.

 

10. Los rayos UVA llegan a la tierra durante todo el año, independiente del clima, de la estación,  o del momento del día.  Incluso  atraviesan las nubes y las ventanas.

 

11. Los rayos UVA penetran a capas más profundas de la piel, lo que lleva a  cambios en la  pigmentación en la piel y alteración en las estructuras del colágeno y la elastina.  Esto produce signos prematuros de envejecimiento de la piel.  Los rayos UVA  también están relacionados con la aparición de cáncer de piel.

 

12. Tanto los rayos UVA como los rayos UVB producen cambios en la pigmentación de la piel, envejecimiento prematuro y cáncer de piel, pero solo los rayos UVB son los que llevan a aparición de quemaduras solares.

 

13. El envejecimiento de la piel por el sol, se describe como la aparición de líneas, arrugas, resequedad y engrosamiento de la piel, cambios en la pigmentación como manchas y pecas, aparición de pequeños vasos sanguíneos y pérdida de elasticidad de la epidermis.

 

14. Existen factores que incrementan la exposición a la radiación ultravioleta, como son:

 

  • La contaminación ambiental: ésta reduce y produce agujeros en la capa de ozono, lo que facilita el paso directo de los rayos solares  a la tierra.

 

  • La altitud sobre el nivel del mar: a mayor altura, la capa de la atmósfera será más delgada y la cantidad de rayos ultravioleta UV absorbidos será mayor.  De esta manera, la intensidad de la radiación se intensifica un 4% cada 300 metros.

 

  • Las superficies físicas como la nieve o la arena: favorecen a que los rayos del sol se reflejen sobre estas superficies, para luego golpear indirectante la piel.

 

15. Es importante saber que los rayos del sol pueden incluso atravesar aproximadamente 1 metro de profundidad del agua.

 

Ante los rayos del sol, es importante saber que actualmente los métodos más efectivos para protegernos son: conciencia para evitar la exposición de forma excesiva,  ciertos tipos de ropa, uso de elementos físicos protectores como sombrillas, sombreros y lentes,  y el uso regular de protectores solares de amplio espectro, que cubren contra la radiación UVB y UVA.

 

 

* La doctora María Soledad Aluma Tenorio es Dermatóloga y Cirujana de Mohs (cáncer de piel) de Aurora Centro Especializado en Cáncer de Piel y Directora de la Fundación Cáncer de Piel Colombia.