MITOS SOBRE EL BRONCEADO


Por: María Soledad Aluma T.*

Luego de los recesos laborares por días festivos o vacaciones, es común que muchas personas muestren con orgullo su piel bronceada sin tener en cuenta los daños provocados a la piel. Así mismo, aseguran estar bien basados en algunos mitos que hoy desmentimos en este artículo.

Seis mitos frecuentes acerca del bronceado:

1. Bronceado sano Acéptalo, por más que justifiques que el bronceado que tienes es sano porque lo obtuviste aplicándote protector solar, debes ser consciente que todo cambio en el color de tu piel, secundario a una exposición inadecuada al sol, representa sufrimiento de las células.

2. Las cámaras de bronceo son más seguras que exponerse al sol Los rayos UVA son más perjudiciales que los rayos UVB, siendo los primeros aquellos que son emitidos en gran parte por las cámaras de bronceo y de forma más concentrada que lo que habitualmente puede usted recibir de una exposición al sol. Por favor, no te dejes engañar con el cuento de que la cámara es segura y más bien ten en cuenta que usarlas antes de los 35 años, incrementa en un 75% el riesgo a desarrollar a futuro un melanoma.

3. A las personas trigueñas o morenas no les da cáncer de piel Aunque las personas blancas, rubias y de ojos claros, tienen una piel con más riesgo, el cáncer de piel se puede presentar en todas las razas y colores de piel. Olvida ese dicho que dice: “mi piel es buena para recibir el sol”.

4. Después del bronceado mi piel queda más resistente y sana Una vez pasa el bronceado, lo que le queda a tu piel es el recuerdo acumulativo e irreversible de la exposición solar que tuvo, y además de eso, pueden empezar a aparecer manchas y arrugas prematuras.

5. Es necesario broncearse para sintetizar vitamina En los países tropicales y sin estaciones (como Colombia), la exposición solar cotidiana suele ser suficiente para sintetizar la cantidad necesaria de vitamina D, que le permite tener huesos fuertes. En caso de que tengas deficiencia confirmada de dicha vitamina, una dieta rica en alimentos que la contengan (como el pescado) o la toma de suplementos vitamínicos, puede ser la forma más sana para mantener tu calcio en un nivel óptimo.

6. No importa que mi hijo se haya quemado, el cáncer de piel sólo le da a personas mayores. Esta frase no puede estar más alejada de la realidad. El melanoma es la segunda causa de cáncer en personas entre los 15 y los 29 años de edad. Además, una insolación con ampollas en la niñez o en la adolescencia, o cinco insolaciones a cualquier edad, duplican el riesgo a contraer un melanoma en algún momento de la vida.

“Si educando logramos evitar una insolación, el esfuerzo habrá valido la pena”

* La doctora María Soledad Aluma Tenorio es Dermatóloga y Cirujana de Mohs (cáncer de piel) de Aurora Centro Especializado en Cáncer de Piel y Directora de la Fundación Cáncer de Piel Colombia.

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon